Activan Protocolo de Actuación de la FIO para brindar protección a migrantes hondureños

El Comisionado Nacional de los Derechos Humanos de Honduras, Roberto Herrera Cáceres anunció hoy la activación del Protocolo de Actuación de la Federación Iberoamericana del Ombudsman (FIO), para brindarle protección y acompañamiento a personas migrantes hondureñas que en caravana se dirigen a Estados Unidos.

Explico que con la activación del protocolo de la FIO para la Protección de los Derechos Humanos de las Personas en Contexto de Migración, se coordinan esfuerzos, con la Procuraduría de los Derechos Humanos de Guatemala, la Procuraduría para los Derechos Humanos de El Salvador y Comisión Nacional de los Derechos Humanos de México (CNDH), para brindar protección a los migrantes hondureños.

Hemos activado ese Protocolo de actuación y estamos en contacto permanente desde el Comisionado Nacional de los Derechos Humanos con los defensores del pueblo de Guatemala y México, para asegurar que los derechos humanos y libertades fundamentales de las personas que participan en esa caravana sean respetados, precisó.

Indicó que los migrantes hondureños que continúan en su ruta por Guatemala, en el momento que lleguen a la frontera con México, ya la Comisión Nacional de Derechos Humanos de México hará lo propio porque, lo que se busca es asegurar la vida, la integridad y que se garantice la seguridad de las personas que participan en esa caravana.

Herrera Cáceres, declaró que alrededor de un centenar de personas que habían salido en la caravana y que llegaron a Guatemala, estarían de retorno en las próximas horas a Honduras.

“Estamos estableciendo formas de atender a los migrantes retornados, en el punto fronterizo de Ocotepeque”, expresó.

El ombudsman hondureño, anunció, además, que ya activó el Protocolo de actuación con la Procuraduría para la Defensa de los Derechos Humanos de El Salvador porque este miércoles se informó de la salida de unos 250 hondureños en esa dirección.

En torno a las advertencias hechas por el presidente estadounidense, el Defensor del Pueblo, dijo que todo Estado tiene derecho a ejercer su soberanía y dentro de su soberanía caben las políticas migratorias.

Lo que no se puede hacer, según Herrera Cáceres, es vulnerar los derechos humanos y las libertades fundamentales de las personas.

Aunado a lo anterior, expresó que el migrante tiene la obligación de respetar la legislación del país hacia donde se dirige.

Explicó que, en aquellas situaciones en las cuales se presentan necesidades de protección internacional a causa de persecuciones o de amenazas a la vida o la integridad, cada persona tiene derecho a solicitar que se le reconozca el estatus de refugiado, pero quien determina si se le otorga o no, es el Estado respectivo.

En el primer semestre del 2018, alrededor de 12,175 personas migrantes centroamericanas, en tránsito hacia México y Estados Unidos, fueron asistidas por ACNUR en Petén, Guatemala, de los cuales, más de 11,000 personas que representan el 91% son de origen hondureño.

Se estima que, al menos, el 18% huyen de la violencia y la delincuencia por lo que no pueden regresar a sus lugares de origen.

Durante este periodo, el 87% de las personas que huyen de la violencia delincuencial y del crimen organizado manifestaron su disposición de solicitar protección, en su mayoría, en México.

En albergues y estaciones migratorias de los Estados de Tabasco, Veracruz y Chiapas, en México, los datos estadísticos indican que más del 90% de las personas que atraviesan esa ruta son de origen hondureño.

Déjanos un comentario